sábado, 29 de marzo de 2008

El diente de Dani....

En enero de 2007, se publicitó a bombo y platillo que habían creado un sistema bucodental para pdfs (personas con diversidad funcional), de manera que aseguraban la sedación o anestesia general para aquel que lo necesitara.

Nos había llegado una carta de la asociación donde nos informaban de ello y nos decían que lleváramos un informe de su pediatra para que entraran en una lista. Nos pareció absurdo que algo que era sanitario lo hiciéramos a través de la asociación y nos era más fácil que el día que lo necesitara su pediatra lo derivara, en vez de estar dando vueltas con un papelito, así que nosotros no llevamos nada a la asociación.

A su vez, nosotros empezamos a indagar sobre el servicio, pues desde los seis años nos están llegando los talones para que le revisemos la boca a Dani y cartas de salud recordándonos que todavía Dani no había pasado revisión. Pero claro, es que Dani no entra ni a la puerta de la sala del dentista.

Su pediatra no sabe nada. El dentista del centro de salud no sabe nada. En el teléfono de Salud Responde tampoco saben nada. Existe un servicio fantasma, pues nadie tiene ni idea.

Aprovechamos la reunión con la delegada de salud para preguntarle. Le explicamos que nadie sabía dónde estaba ese servicio. Sacan un papel, apuntan el nombre de Dani y nos dicen que ya está dentro del programa. Alucinante...

Efectivamente, nos llega en una semana una carta en donde se nos dice los pasos a seguir... Parece todo bien fácil. Cuando le haga falta será el mismo dentista del centro de salud quien llevándole esa carta lo derivará al servicio fantasma. Esto sería Marzo de 2007.
En Noviembre Dani empieza a decir "te duele el oído". Eso en él significa que le puede doler cualquier parte del cuerpo, desde el dedo gordo del pie hasta la punta de la nariz, pero que algo le duele. Así que al pediatra a averiguar qué le duele a Dani. Revisión completa y todo está aparentemente bien, pero como siempre su pediatra, que lo conoce perfectamente, dice que le demos Dalsy para el dolor.

Pasan los días y Dani sigue igual y se empieza a inflamar la encía. Así que Daniel le mira la boca, por si pudiera ser una muela. Ve que en el paladar tiene algo... Su pediatra lo lleva al dentista que hay en el mismo centro de salud y nosotros con nuestra cartita por si acaso. El dentista nos explica que le está saliendo un diente en el paladar, porque el que tiene de leche (por un golpe que se dio de pequeño) tiene el nervio calcificado y es imposible que se caiga por sí solo. Así que hay que quitárselo urgentemente, pues de no ser así el otro no volverá a su sitio y necesitará aparato y a Dani es imposible ponerle aparatos por lo que las consecuencias del diente mal situado eran negativas...

No pasa nada porque existe un servicio bucodental para pdfs donde rápidamente quitarán el diente con anestesia general o sedación.

Pero sí pasó...como siempre. Lo derivan a ese servicio. Bien, pues la cita será dentro de unos seis meses... Daniel no podía creer lo que le decían, así que con paciencia le explica que en el informe del dentista pone que hay que sacarlo antes de que el otro crezca y bla, bla, bla y que era imposible que pudiéramos parar ese diente que estaba decidido a crecer. No pueden hacer nada. Que hablemos en la delegación de salud con el responsable.

LLamada. Curiosamente el responsable era el mismo que escribió aquello en la resolución... Le explicamos la situación y no le damos opción. O nos dan la cita ya o en ese mismo momento ponemos denuncia e informamos a los medios de que ese servicio es un engaño.

En esa misma mañana nos llama y el tiempo se reduce de 6 meses a 4 días.

Pero claro, como hablamos de un servicio para pdfs, tampoco eso podía ir bien. Acudimos a la cita en el materno infantil (un viernes). Una hora llevamos esperando, nosotros y otros tres niños con diversidad... Llega una enfermera: el médico no puede venir. Tenéis que volver el viernes que viene. ¿Por qué el viernes? ¿por qué hay que esperar una semana?...sencillo, porque ese servicio sólo está los viernes. Ahora nos explicamos lo de los 6 meses.

Encima, por alguien del materno, nos enteramos que el médico no va porque no le da la gana... Llamamos al responsable otra vez, le contamos y le decimos que se acabó. Nuestro hijo tiene la boca inflamada, tiene dolores, tiene un pase urgente y que la cita del lunes no puede pasar.

Nos vuelve a llamar. Ha hablado con la dirección del materno. El lunes ven a Dani. Como ya no nos fiamos le decimos que cuánto van a tardar en quitar ese diente. Que no vamos a esperar después una eternidad a que lo pasen al cirujano. Nos explica que después tiene que preparar un quirófano. Vale...¿Cuánto se tarda en prepararlo?. Bueno, es que primero hay que buscarlo. ¿cuánto se tarda en buscar y preparar un quirófano?. Creo que una semana tras la visita del lunes, nos dice. Bien, pues si en 10 días no le han quitado el diente denunciamos directamente.

Ese lunes ven a Dani y estaba claro. Hay que quitarlo ya, o el otro diente no volverá a su lugar... Preguntamos si es posible sedarlo en vez de anestesia general, pues sabemos que con tan solo sedarlo se lo podrían hacer. No, porque el protocolo dice anestesia. Ridículo.

Menos mal, que Dani que es más listo que nosotros y viendo todo lo que ha pasado en estos años, creemos que pensó: "este diente o me lo quito yo o aquí no me lo quita nadie". Eso o que ya no podía estar más con esos dolores. Así que un día en el cole, nadie sabe cómo se quito ese diente que ni se movía, su profe le vio la boca con sangre y ya no estaba el diente. además nunca apareció... aunque el ratoncito Pérez vino de todas maneras. Eso sí, la encía se la hizo polvo.

Por supuesto, a pesar de que el problema del diente ya no estaba, pusimos una queja a la consejería de salud, porque no vale con que a Dani le adelanten las citas y esto no ha pasado. Lo que nosotros y Dani vivimos con ese diente, no lo tiene que volver a vivir nadie.

3 comentarios:

Lis dijo...

Hola Mariola, lo que menos entiendo de todo es la referencia obligada a una anestesia total por protocolo. Deberías denunciar que el plan es nefasto en ese sentido también. ¿A ninguno de estos "lúcidos" funcionarios se les ocurrió un plan de actuaciones para la enseñanza de la visita al odontólogo y sus procedimientos? ¿ya de cabeza se descarta que una persona por tener tal o cual diagnóstico pueda visitar a su odontólogo como el resto de la gente?.
Te cuento que mi hija (14 años) hace unas semanas su odontólogo le hizo un tratamiento de conducto con la única ayuda de un espejo para que ella pueda constatar que la anestesia no había afectado su rostro pues era la primera vez que le aplicaban y ella no conocía la sensación. Eso fue producto de muchos años de trabajo y ninguna magia pero parece que algunos funcionarios consideran que no vale la pena enseñar y que el trabajo se acorta dando una anestesia total.
Un saludo. Lis.

Daniel y Mariola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel y Mariola dijo...

Pues tienes razón. Mira a Dani le acaban de hacer una prueba del tracto intestinal. Tenía que estar tumbado en la camilla de la radiografía (que le da terror) y a la vez tomarse una papilla pastosa a través de una pajita. Es una prueba muy desagradable, y para él más.
Al saberlo con tiempo, lsa terapeuta de Dani se lo ha estado trabajando. Primero conseguir qu esté tumbado en la camilla, después que bebiera a través de pajita y tumbado, después poniéndole una fuerte luz encima...así poco a poco. Bien, pues la radióloga del materno nos dijo que ojalá todos los niños hicieran la prueba como él la hizo. Pero en el tema del diente nos pilló de sopetón y era urgente...ahora se le está trabajando.